Narraciones
 
MYLAGRILOGIOS
Narraciones
Opiniones
Gente importante
Historia
Arqueología
Viajes
M U S I C A
Poesitarium
Lecciones de inexpertos
Celeindoscopio:ELLOS
Seleccion WWW

MI DIÁSPORA: WWW.M*
.
CINE: ÍDOLOS DE CELULOIDE
¿Noche de Todos los Santos versus Halloween?
EPISTOLARIO
Narraciones
 
1.- LA BORRIQUILLA "INOCENTA"
2.- EL SITIO DE OTROS
3.- PENTESILEA

1.- LA BORRIQUILLA "INOCENTA"
imagen

Estaba yo inmersa en una de esas crisis que te producen gentes que no merecen la pena, cuando me llegó el correo de un amigo, a forma de consuelo y moraleja, con una historia singular.

Os la contaré como la recuerdo.

**********************************

“Pues érase una vez un campesino descuidado e indolente que tenía una borriquilla.

Por cosas de la dejadez de su amo, un día el animal cayó en un pozo.

Aunque en un principio intentó sacarla de allí con la intención de poder seguir utilizándola en su trabajo, después de ver lo inútil de su esfuerzo, pensó para su capote:

-Ultimamente no me obedecía. Además, es tonta. Seguramente se habrá roto una pata y no será como antes. Tendré que sacrificarla de todos modos, así que mejor la dejo ahí.

Llamó entonces a varios amigos para que le ayudaran a echar tierra al pozo.

Al principio, el animal miraba hacia arriba, con extrañeza ante la conducta de los “humanos”.

- ¡Que forma de ayudarme tan rara!- pensó “Inocenta”, que era se llamaba la équida.

Tardó en darse cuenta de que lo que pretendían era todo lo contrario. Al principio, el dolor del desencanto y el miedo no le permitieron reaccionar.

Luego intentó desesperadamente sacudirse la tierra que arrojaban sobre ella.

Sólo conseguía cansarse.

De pronto, rendida y cabizbaja, se detuvo.

Pensaron los enterradores que, por fin, había aceptado su destino.

Vieron como la borriquilla se situaba junto a una de las paredes del pozo y cada vez que caía un montón de tierra, se subía sobre él.

Desde le exterior del pozo, con más rapidez y furia se empeñaban en taparlo para terminar de una vez con tan lamentable episodio. “Inocenta” repetía una y otra vez la operación.

Finalmente, cuando la tierra llegó a la superficie, miró de frente a los “amigos” que le habían ayudado a salir y, trotando feliz por el camino, se alejó definitivamente de ellos, contenta y consciente del peligro del que se había librado.

El campesino lamentó la pérdida irreparable de aquella inteligente borriquilla, diciéndose a sí mismo:

- “Inocenta”, que no tonta.

*******************************************

Sobreponerse a los problemas que nos va planteando la vida es la moraleja.

Creo que, por lo que entendía del funcionamiento de los suelos, la “noble bruta” era arqueóloga.A buenos entendedores…

M*
imagen
imagen
2.-EL SITIO DE OTROS
imagen
 Un día, ante la necesidad de reflexionar sobre los acontecimientos, detienes tu bitácora sin que eso parezca que vaya a cambiar su rutina.

Observamos que un hecho intruso se ha acomodado en ella.

Permanece agazapado, manifestándose discretamente y de forma esporádica. Cada vez con más frecuencia.

De manera imperceptible va ocupando tu tiempo y restándole espacio a otras cosas, a otras gentes. Haciéndose primero importante. Luego, necesario. Finalmente, imprescindible.

Sin darnos cuenta, nos vemos trasladados, de la que era nuestra Realidad, a otra realidad que nos es ajena. Con la que no teníamos nada que ver ni nos sentíamos identificados al principio y a la que hemos llegado por casualidad. De la que ya nos hemos hecho dependientes.
Realidad en la que, a pesar de lo muy estimulante que resulta el vértigo de lo iniciatico, a pesar de lo excitante que resultan las nuevas experiencias, no nos sentimos a gusto. No acabamos de encontrar nuestra identidad. No acabamos en encontrar en ella, nuestro Sitio

Y entonces decidimos quedarnos por sus gentes.

Pero quienes creíamos que eran, ya no son.
Ni tal vez nunca fueron.

Y entonces decidimos quedarnos por lo que dábamos.
Pero descubrimos que lo que dábamos no importa.
Ni siquiera persiste en la memoria.

Y entonces decidimos quedarnos por lo que recibimos.

Pero lo que recibimos no nos satisface.
Porque quienes nos lo dan, ya son "Otros"

************

Descubrimos que hemos estado soñando entelequias, escribiendo en el aire, detenidos en un tiempo que ha sido, apenas, un divertimento en el tiempo de Nadie.
Comprobamos que no existen volúmenes, ni sonidos, ni aromas. Ni manos que estrechar, ni miradas que griten, ni voces que susurren.
Un día, después de reflexionar sobre los acontecimientos, decides que tienes que volver. Antes de llegar, sin haber aún llegado.

Porque descubres que tú no eres "Otra".
Porque el espejo de los Otros no devuelve tu imagen.

Porque no hay complicidad ni en pensamientos ni en risas.

Porque descubrimos,
sin más,
que es el Sitio de Otros.

M*
Imagen